Clientes con sobrepeso y obesidad

Los casos de sobrepeso y obesidad, pese a la conciencia que se está generando al respecto, siguen incrementándose con el paso del tiempo. A partir de esta situación, y sobre todo cuando se unen otras patologías causadas o relacionadas con el mismo, la necesidad de un plan de control del mismo supervisado por varios profesionales se convertirá en la clave para poder llevar a cabo con éxito la mejora de la salud del cliente.

 

 

Por: Santiago Liébana, Master Trainer Group Fitness SECTORFITNESS European Academy (baleares@sectorfitness.com)
Clientes sobrepeso y obesidadSi nos atenemos a las evidencias científicas más recientes, es cierto que el entrenamiento interválico de alta intensidad (HIIT) resulta ser el que mejores adaptaciones ofrece relacionadas con la obesidad metabólica (dificultad para utilizar la grasa como sustrato energético). Sin embargo, tenemos que ver hasta qué punto puede estar el cliente preparado para ello, hecho que prácticamente nunca sucederá en obesos por sus hábitos de sedentarismo, poca afición por la actividad física e incluso limitaciones físicas.

Por lo tanto, hemos estructurado una progresión de entrenamiento cardiovascular en cinco fases, que pueden corresponder o no con mesociclos de 6 a 12 semanas, aunque en la práctica coincidirán según la evolución de la capacidad física del cliente. Para el mismo, mantenemos una valoración regular del cliente que podemos resumir en cuatro puntos clave:

  1. Limitaciones biomecánicas: problemas articulares o musculares derivados, especialmente en zona lumbar, cadera y rodilla (González Jemio, 2011), así como síndromes cruzados.
  2. Posibles patologías derivadas del sobrepeso: diabetes, hipertensión, hipercolesteremia (Lenzi, 2014) así como a su vez Enfermedades Vasculares o Neuropatías (Isidro, 2013). Lo cual puede hacer que modifiquemos algunas de las pautas de entrenamiento para ofrecer mayores garantías.
  3. Factores ambientales: stress (Bose, 2009), descanso (Beccuti, 2011), horarios de trabajo, sedentarismo, etc. Dado el alto componente endocrino relacionado con la obesidad, todos estos factores influencian directamente en hormonas como el cortisol, noradrenalina, hormona de crecimiento, etc. Y, en consecuencia, con el control del peso del cliente.
  4. Factores emocionales y psicológicos: afición por algún deporte, capacidad de esfuerzo-sacrificio. Partimos de la base de tener clientes que seguramente acudan a Entrenadores Personales por su falta de adhesión a la actividad física, por lo que nuestro primer y más importante logro justamente irá encaminado en este aspecto. Enfocaremos nuestra planificación, sobre todo en las primeras fases, a actividades que puedan resultar agradables al cliente así como evitar generar experiencias negativas, como un exceso de fatiga, que incluso no tienen por qué serlo en otro tipo de población.