Fascia: nueva tendencia del fitness

Desde el Primer Congreso de Investigación de la Fascia llevado a cabo en Boston, Estados Unidos, en el año 2007, se ha popularizado el uso del término fascia como sinónimo de lo que hasta ahora se ha denominado tejido conjuntivo. Conoce más sobre ello en este artículo.

faciaEste tejido conjuntivo o fascia (del latín fascia para banda, vendaje, interconexión) envuelve, tensa y penetra todo el cuerpo como tejido conjuntivo fibroso en forma de cápsulas articulares y orgánicas, tendones en forma de lámina aplanada (aponeurosis), septos intermusculares, ligamentos y tendones. Como una gran red en todo el cuerpo que conecta todo con todo contiene nuestra integridad estructural y asegura que las partes del cuerpo estén y permanezcan unidas para formar un conjunto. A través de ellos, nuestro cuerpo y sus partes componentes, tales como los huesos y los órganos, están apoyados, protegidos y amortiguados durante el movimiento. Thomas Myers un investigador líder de la fascia ilustra la interacción de los músculos y los huesos con el ejemplo de una hamburguesa. Sin las fascias no existe conexión entre la carne (músculos) y el pan (hueso). Además de estas propiedades puramente mecánicas hay también muchas funciones fisiológicas tales como la cicatrización de heridas, localización de la sensación del dolor y especialmente nuestra autopercepción como un cuerpo.

Las fascias son entrenables

Este sistema de entrenamiento científico – hasta ahora descuidado – está reforzado en los últimos años como objeto de investigación científica y cada vez hay más pruebas de que pueda ser influido de manera positiva y que existen hacia él rutas de acceso diferentes. En realidad, las fascias se adaptan a nivel funcional por su utilización según el principio “use it or loose it” (usarlo o perderlo) y salen definitivamente de su papel secundario, como “material de embalaje”.

Las fascias son entrenables y tienen una influencia fundamental en nuestra musculatura, nuestros movimientos, nuestra postura corporal y nuestra sensación de dolor. Pero ahora se plantean estas preguntas: ¿Cómo funciona? ¿Cómo puedo entrenar mis fascias? Los investigadores de las fascias, que rodean al científico Dr. Biol. Hum. Robert Schleip, han extraído concretos métodos de entrenamiento derivados y consejos didácticos que hasta ahora eran desconocidos, pero que inconscientemente ya se realizaban de manera correcta como parte en la práctica del entrenamiento funcional.

Liberación miofascial

SMR es la abreviatura de Self Myofascial Release (auto liberación miofascial) y es una variante del Fasciafitness Training. El deportista desenrolla sus músculos como si fuera la masa de una pizza, con la diferencia que él es la pizza y debajo de él hay un rodillo o una pelota. Un principio de funcionamiento es estimular la hidratación de los tejidos a través de presión, ya que la tensión, hasta en la más pequeña estructura de las fascias, es hidráulica, es decir regulada por líquidos. Determinados ejercicios con formas de rodillos son una práctica ya común en el entrenamiento funcional, a pesar que los registros científicos y la plausibilidad se demuestran recientemente. Esta aplicación es posible en todos los músculos superficiales que tienen acceso desde fuera (que son la gran mayoría), desde los pies (fascia plantar) hasta la nuca. Dado que se caracteriza una línea continua fascial, también se explica de forma plausible la relación entre la causa original de un diagnóstico de dolores y la localización de los dolores agudos. Esta forma de higiene fascial y muscular es fácil de aprender para cualquiera y enseña la auto-percepción y el control de los movimientos y la relajación en una nueva dimensión.

Estiramiento fascial

Las discusiones acerca de la técnica de estiramiento adecuada son tan antiguas como la industria del fitness en sí. Para incluir todas las estructuras fasciales de músculos y tendones, son indispensables los conocimientos sobre el recorrido de las vías fasciales (myofacial lines; líneas miofasciales) que permiten desarrollar y aclarar nuevas formas de movimientos de estiramiento. Un músculo no sólo tira de un hueso a otro si no, deriva su fuerza de sujeción y desarrollo de la energía a través de conexiones fasciales a otros músculos – hechos que la clásica enseñanza de anatomía simplemente no menciona o menciona sólo muy ligeramente -.

Elasticidad de rebote

Las fascias pueden producir desarrollo de fuerza. En general, sin un sistema activo de fascias no es posible realizar grandes rendimientos de fuerza. Este almacenamiento de energía es también entrenable con ejercicios adecuados. La compleja interacción de la casi isométrica musculatura en tensión de la pantorrilla y el estado auxotónico del Tendón de Aquiles permiten movimientos de salto elásticos. Mientras mejor funcione esta compleja interacción, los movimientos se volverán más eficientes y económicos. Un horizonte completamente nuevo para el entrenamiento atlético.

Refinamiento sensorial

Las fascias son el único lugar en el sistema musculoesquelético, donde se produce la mayor parte de la percepción sensorial. Anteriormente, este atributo se adjudicaba a los sensores musculares y a las articulaciones. Pero, en las fascias se encuentran seis veces más receptores que ahí. Quien bien “experimenta” y “percibe” y en el sentido literal puede “sentir algo en carne propia” y desarrollar una protección altamente eficaz contra las sensaciones de dolor. Sobre todo, en temas relacionados con problemas de espalda, el Fasciatraining puede desarrollar amplios efectos. Por ello, los ejercicios y movimientos que apoyan esta capacidad de percepción y sobre todo que crean conciencia de la presencia de las fascias son de suma importancia para completar los efectos del Fasciatraining.