HIIT aplicada a la obesidad

En materia de entrenamiento, el Ejercicio Interválico de Alta Intensidad está ganando adeptos debido a los resultados que ofrece incluso en periodos más breves de tiempo respecto al cardiovascular continuo más clásico.Dado que ya son conocidos muchos de los estudios publicados al respecto, en este texto revisaremos brevemente algunos de los más destacados que analizan directamente sus efectos en personas con sobrepeso y obesidad.

Por: Santiago Liébana, Coordinador de Formación SEA European Academy (www.facebook.com/santiago.liebanarado)

Low section of sporty people working out at spinning class in gym

Es obvio pensar que la gran mayoría de los pacientes obesos serán sedentarios o con niveles bajos o muy bajos de actividad física, por lo que podemos entender que la adhesión a la misma puede ser tan importante o más que la propia actividad realizada. Al respecto, hemos encontrado estudios tanto en contra (Hardcastle, 2014) como a favor y en respuesta a este mismo (Del Vecchio, 2015) respecto al abandono de la práctica del HIIT. Por otro lado, también debemos considerar que la mayoría de estudios que existen no contemplan qué sucede con sujetos a largo plazo (años) en cuanto a riesgos CV, efectos rebote, etc.

En este aspecto, creemos que resulta necesario observar individualmente a cada usuario/cliente/paciente si tolera o no las altas intensidades del mismo (pulsaciones, sensación de fatiga, escala subjetiva de esfuerzo) y a partir de ahí el interés o no, al menos a corto plazo, de integrar el HIIT en sus sesiones, así como en una progresión de la planificación.

Normalmente (a modo práctico y personal) incluimos el ejercicio Interválico de Alta Intensidad ya en fases avanzadas del entrenamiento, con varios meses de actividad por parte del cliente y una vez conocidos diversos aspectos: sensaciones, escalas de esfuerzo, funcionamiento de la maquinaria, etc. Ello no implica que el HIIT genera resultados en sedentarios, pero es menos habitual encontrar este perfil mentalizado para un trabajo de intensidad, a no ser que se le insista en el relativamente bajo volumen de trabajo del HIIT respecto al entrenamiento continuo.

Ventajas principales respecto al entrenamiento cardiovascular continuo

Lo primero que tenemos que considerar es que, en realidad, los beneficios que nos ofrecerá el entrenamiento interválico (y más teniendo en cuenta la notable reducción de volumen respecto al aeróbico continuo) no están directamente relacionados con el consumo calórico, ni de la sesión ni del consumo de oxígeno post-esfuerzo, ni tan siquiera con cambios importantes de composición corporal. En este caso, lo que buscamos es una serie de adaptaciones que, en primer lugar, paliarán varios de los aspectos propios de la patología de la obesidad y, por otro, producirán mejoras a nivel estructural y fisiológico para mejorar el rendimiento físico.

Evidenciados por diferentes estudios e incluso protocolos y perfiles de población destacamos:

  • Aumento significativo del VO2máx.
  • Mejora de la sensibilidad a la insulina.
  • Mejoras en el rendimiento de la Beta-Oxidación de las grasas a mayores intensidades de entrenamiento.
  • Mejora de los índices HDL/LDL, así como de triglicéridos de forma más elevada que el entrenamiento aeróbic continuo.
  • Reducción de los niveles de InterLeuquina-6.
  • Activación de la Lipólisis. Habría que distinguir entre Lipólisis y Oxidación de las grasas, siendo ambos procesos necesarios.
  • Bajada de tejido grasos con menores pérdidas de masa muscular. Sin embargo, por sí sólo no genera grandes pérdidas de peso.
  • No parece ser un modulador de la sensación de hambre, al menos de forma significativa, respecto al entrenamiento continuo en obesos.
  • Existe una tendencia a ser más exitoso en individuos jóvenes y adolescentes.

Por tanto, recomendamos la realización de sesiones de HIIT en personas con sobrepeso y obesidad de forma combinada con entrenamiento neuromuscular (fuerza) e incluso sesiones de entrenamiento aeróbico continuo, ya que nos reportarán diferentes beneficios e incluso sinérgicos entre sí.