La halterofilia aplicada al fitness

¿Quién no tiene un amigo, compañero, cliente que se ha apuntado a algún box o gimnasio donde se vuelven a realizar los ejercicios de halterofilia?Parece que las últimas tendencias de entrenamiento funcional toman a los levantamientos clásicos como elementos imprescindibles a la hora de generar fuerza, potencia y un cuerpo en armonía, pero, ¿es del todo cierto?

Por: Santi Liébana, Máster Trainer Fitness G. SEA y José A. Roldán, Técnico SEA Entrenamiento Personal.


Halterofilia aplicada al fitness

Es obvio que la halterofilia es una modalidad deportiva muy exigente: técnica, fuerza, velocidad, coordinación, control en estabilización y movilidad articular. Es esta propia exigencia la que hace que los levantamientos se conviertan en una actividad muy compleja y que genera un alto índice de lesiones cuando sus practicantes no están preparados para ello.

A continuación vamos a tratar de explicar lo mejor posible en qué consiste tanto la técnica de estos ejercicios como los elementos que se requieren para una correcta y saludable ejecución dentro de lo que hemos denominado “no técnica”.

Estableciendo un camino hacia el Clean & Jerk y el Snatch

Dentro de la preparación previa a ejercitar la halterofilia debe de haber un programa de fuerza y después otro de velocidad, ya que son los dos factores que condicionarán la potencia (Potencia = Fuerza x Velocidad). Los ejercicios Front o Back Squat, Dead Lift, Shoulder Press y Over Head Squat podrían considerarse como ejercicios básicos y previos para mejorar la fuerza en halterofilia.

Dead Lift (Peso Muerto)

Estamos delante de uno de los ejercicios que, bien ejecutados, reportará beneficios tanto para la preparación de deportes de alto nivel, como incluso para planes de rehabilitación (Chulvi, 2007).

Se ha hablado mucho sobre la técnica del ejercicio: el sujeto se coloca detrás de la barra, adoptando la posición de sentadilla, con una flexión aproximada de 80º-100º en rodilla y cadera (Escamilla et al. 2002), con los brazos extendidos para asir la barra. Una vez agarrada se generará fuerza con el objetivo de colocarse recto (Escamilla et al. 2000). ¿Es suficiente con esto? Para que haya una correcta mecánica no se debe obviar tener una buena activación de los glúteos, ya que la mayoría de las veces los entrenadores nos encontramos con que hay una falta de la misma o un incorrecto timing incluso en una extensión aislada de cadera (Sahrmann, 2006). Si estamos ante un ejercicio básicamente de extensión de cadera, el glúteo debería de ser el principal músculo en actuar y no siempre se cumple esta premisa.

¿Qué revisar como “no técnica” en el Peso Muerto?

Activación correcta del Glúteo Mayor como músculo principal y la no aparición de patrones compensatorios en isquiosurales y erectores espinales. En cuanto a la articulación del tobillo, la activación es principalmente de flexión plantar, por lo que la falta de dorsiflexión no suele resultar un factor limitante.