Mitos de la nutrición deportiva

En el ámbito de la nutrición deportiva existe una serie de creencias que se perpetúan a través de las diferentes generaciones de atletas. Algunas de ellas están basadas en percepciones, otras se transmiten de forma oral sin conocerse muy bien su origen. En muchas ocasiones dichas creencias poseen cierta base de realidad, en muchas otras no. Veamos algunas de las más recurrentes.

 

Por: Jordi Saura, Director Técnico de ANEF (www.jordisaura.com)

7f12de188cEn este artículo haremos hincapié en 3 mitos de la nutrición deportiva muy escuchados entre los atletas, revisaremos la base científica de lo que se conoce al respecto y te indicaremos algunos consejos que puedan ayudarte en tu día a día como profesional.

Mito 1: Fraccionar la comida diaria en varias ingestas acelera el metabolismo

Es ampliamente conocida la relevancia de la termogénesis alimentaria en relación al gasto energético diario. De una forma simple, el organismo gasta energía para digerir, absorber, transportar y transformar los nutrientes de los alimentos. Aproximadamenteun 10-15% del total de energía gastada por el organismo a lo largo del día proviene de la termogénesis alimentaria.

Dado que cada vez que se ingieren alimentos se activa la termogénesis alimentaria, resulta tentador pensar que realizar mayor número de ingestas al día, puede conducir a un mayor gasto energético diario. Lo que no tienen en cuenta los defensores de esta hipótesis es que la relevancia de la termogénesis alimentaria no solo depende del número de veces que uno ingiera alimentos, sino del qué y del cuánto. Es decir, de qué tipo de alimentos se trata y de que cantidad de los mismos. Así pues, resulta que una misma dieta (vista como conjunto y cantidad de alimentos) repartida en 3 o en 6 veces, no afecta significativamente al gasto calórico total. En resumen, una misma cantidad y tipo de comida, repartida en pocas o varias veces, ha ejercido un efecto similar sobre el gasto calórico total.

Para concluir, en una revisión sobre cuál es la frecuencia de ingestas al día más adecuada para controlar el peso corporal, se ha visto que el número óptimo se encuentra entre 3 y 6 comidas al día. Una ingesta menor a 3 comidas al día, o superior a 6, se ha visto que afecta negativamente al control de la saciedad y hambre, promoviendo un mayor consumo de alimentos.

Mito 2: Por la noche no se deben tomar hidratos de carbono para evitar engordar

Este es otro de los mantras repetidos hasta la saciedad en todo tipo de ámbitos relacionados con la nutrición, pero todavía más en los que tienen que ver con la nutrición deportiva y el fitness. En este sector, donde se promueve una alimentación que facilite la generación de músculo y evite cualquier acumulación de grasa corporal (por cierto, dos escenarios incompatibles a largo plazo) se tiene como certeza indiscutible, la necesidad de realizar cenas ligeras, ricas en proteínas y bajas en hidratos de carbono.

Lo curioso del caso es que cuando se ha tratado de evidenciar este tipo de afirmaciones, los resultados no han sido los esperados. En realidad, los estudios realizados hasta la fecha, indican que ingerir la mayor cantidad de comida en las últimas horas del día, previene la pérdida de masa magra, e incluso en algunos casos propicia una mayor pérdida de peso y grasa que ingerir la mayor parte de los carbohidratos durante el día.

Lamentablemente, no se han realizado hasta la fecha suficientes estudios de calidad sobre dicha cuestión. Por tanto, es un tema sobre el que debemos seguir trabajando antes de poder establecer una recomendación al respecto, por lo cual, este tipo de creencias acerca de la imposibilidad de ingerir hidratos de carbono en la cena, deberían de ser apartadas a un lado, por ahora.